PLUNAGATE: LÓPEZ MENA Y COSMO CRUZAN ACUSACIONES

0
197

El presidente de Buquebus, Juan Carlos López Mena denunció por extorsión a los principales directivos de la empresa aeronáutica española Cosmo, en otro giro drástico dentro del affaire Pluna. Un mes antes del remate de los siete CRJ que pertenecieron a la aerolínea, funcionarios del gobierno le preguntaron a López Mena si iba a participar, y ante su negativa habrían pedido que hiciera «alguna gestión para conseguir una empresa aérea que pudiera estar interesada». Ante esto, fue que contactó a Hernán Calvo Sánchez, amigo de la familia de toda la vida. López Mena dijo que su participación se ciñó a «facilitar» el encuentro y a indicar a Cosmo «como posible interesado» en el remate de los aviones, tras la presión del Poder Ejecutivo, algo que se contradice con quienes lo acusan de estar detrás del remate utilizando a Calvo Sánchez como testaferro. Estas gestiones se hicieron en consulta con el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, declaró López Mena. La prueba de esto, dijo, fue el almuerzo en el que coincidieron el propio Lorenzo, López Mena y Calvo Sánchez. La foto del diario El Observador, realizada tres días después de la subasta, fue una señal de la intervención del dueño de Buquebus y generó suspicacias sobre sus verdaderas intenciones. En su declaración, el empresario manifestó «su desconcierto» por la denuncia presentada en su contra. El ahora denunciante se puso además a disposición para declarar y aclarar su participación en las negociaciones por el aval otorgado por el Banco República a Cosmo, empresa española que cerró un año después del remate de Pluna. La compañía -que se especializaba en charters- era pequeña y tenía un capital de giro de 7 millones de euros. Alquilaba dos Airbus lituanos para sus traslados. En tal contexto, las autoridades uruguayas parecen haberle soltado la mano a López Mena. En los últimos días decidieron no renovarle el contrato al grupo por su terminal portuaria en Montevideo, el cual vence en 2015, sin que se conozcan interesados aparentes. Para justificar tal medida, fuentes oficiales hicieron trascender supuestos impagos del grupo, que luego no serían tales, así como una crisis en la aerolínea BQB, aspectos refutados por la empresa en comunicados oficiales.