DIFERENCIAS ENTRE LA DIRECCIÓN DE AEROLÍNEAS, UN GREMIO OFICIALISTA Y LOS CHICOS DE LA CÁMPORA

0
209

Las relaciones entre los directivos de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) y la dirección de Aerolíneas Argentinas ya no serían tan fluidas y amistosas como eran antes. Inclusive, Edgardo Llanos, titular del gremio enrolado en la CTA oficialista, habría tenido últimamente expresiones muy duras respecto a Mariano Recalde. APA es el gremio que más afiliados sumó en los últimos años, colocados por La Cámpora. Sería personal de base -maleteros, personal de tráfico, administrativos, etc.- no universitarios con altos sueldos. Estos ingresos habrían contribuidos a que Aerolíneas y Austral cuenten hoy con un nómina de 13.000 empleados. Algunos atribuyen las diferencias, a que Recalde pretendió descontarles el día no trabajado por el paro del 10 de abril convocado por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo. Recalde los quería en la empresa -ofreció ponerles remises o pagarles la nafta- aunque ya había comunicado que no habría vuelos por acción de otros gremios. Los más exaltados fueron los de La Cámpora, por lo que Llanos tuvo que ponerse al frente del reclamo. Sin embargo hay gremialistas que opinan que el problema que vive el dirigente, que ya debe lidiar con los cuerpos trotskistas de delegados, es que estos jóvenes, muchos apadrinados por Juan Cabandié, no obedecen a la Comisión Directiva de APA. Y hasta ponen en aprietos la autoridad de Recalde. Solo responderían a La Cámpora. Hace algunos meses ocurrió un caso en Salta que sirve como muestra: cinco empleados de tráfico después de terminar de despachar el vuelo se subieron al avión y viajaron a Buenos Aires sin autorización de sus superiores. No era necesario. Habían sido convocados a una reunión de La Cámpora.