LA INDUSTRIA GOLPEADA EN EUROPA CON EL CIERRE, AHORA, DE LA HUNGARA MALÉV

0
133
El cese de operaciones de Spanair la semana pasada no fue el único golpe que recibió la aviación comercial europea. Ahora el turno le llegó a la tradicional aerolínea de Hungría, Malév Airlines, que cesó sus operaciones luego de 66 años dejando en tierra a más de 7.000 pasajeros y una deuda acumulada que supera los € 200 millones. De mucha menor escala, la checa Czech Connect y la alemana Cirrus Airlines también bajaron sus persianas. La compañía húngara anunció su cierre el pasado viernes tras aducir una «situación insostenible» debido al retiro de confianza de sus acreedores. La falta de liquidez de la empresa se agravó hace un mes, cuando la Unión Europea le ordenó devolver las ayudas públicas recibidas por considerarlas contrarias a la competencia. Tras la caída del comunismo, Malév había dado en 1992 entrada en su capital a Alitalia con un 35%, que tuvo que salir de la empresa en 1997 tras una investigación de la Comisión Europea sobre las ayudas recibidas. La compañía fue privatizada por segunda vez en 2007, con la entrada del multimillonario ruso Boris Abramovich y otros inversores. Pero la crisis económica estalló poco después y el tráfico aéreo se desplomó y el Estado tuvo que volver a hacerse cargo de Malév en 2010 (tiene el 95% de las acciones). Antes de esta decisión rumores acercaban a la mesa de negociaciones al grupo chino HNA, el operador de vuelos chárter checo Travel Service, y hasta Vueling, pero todos sin resultados positivos.
 
LEÑA DE LA AEROLÍNEA CAÍDA
Ni lerdos ni perezosos, tras conocerse el cierre de Malév, Wizz Air empezó a ofrecer pasajes con descuento a los viajeros afectados. Además, la irlandesa Ryanair no dejó escapar la oportunidad y anunció que abrirá la ruta Madrid-Budapest a partir del próximo 13 de febrero con la intención de que opere de lunes a jueves. «Desgraciadamente, el modelo ya no se puede sustentar, a pesar de que en los últimos años aún se albergaba alguna esperanza y la confianza de los pasajeros no había disminuido; pero de la noche a la mañana, los socios han exigido el pago anticipado de los servicios que prestan y este flujo de caja ha acelerado una situación que ya era insostenible», fueron las palabras elegidas por el consejero delegado de Malév, Limburger su Lorant, para explicar la decisión tomada. Tras la orden de la Unión Europea de devolver las ayudas públicas, Suecia, Irlanda, Portugal, Polonia y la República Checa también intentan reducir el respaldo del Estado a las aerolíneas.