UALA Y APLA: COMO PERROS Y GATOS

0
262

UALA Y APLA: COMO PERROS Y GATOS

Primero los pilotos de Austral se negaron a compartir la cabina de mando -y recurrieron a la justicia- con pilotos de esa empresa afiliados a APLA. Eran ocho en total, siete de los cuales terminaron volando en Aerolíneas. La presentación realizada por la empresa ante la justicia del Trabajo determinó que «la incompatibilidad entre los socios de UALA y APLA es de tal magnitud de virulencia que puede afectar el normal desenvolvimiento de un vuelo, afectándose la seguridad del mismo», según el dictamen de la Cámara de Apelaciones del Trabajo Nº 8. APLA respondió que en cualquier avión que vuele un socio de APLA -eso incluye además de Aerolíneas a LAN, Sol, Andes, etc., aunque es probable que el tema sólo se limite a la primera- no puede haber un socio de UALA. No sólo como tripulante, sino como pasajero ya sea viajando por vacaciones o en comisión de servicio. Ahora piden «evitar los lugares comunes para el despacho de vuelo en la empresa». El colmo llegó la semana pasada cuando un copiloto de Aerolíneas se negó a compartir el mismo vehículo entre el avión y la terminal con un comandante de Austral. El martes cuatro vuelos de cabotaje de Aerolíneas fueron cancelados por la negativa de sus pilotos a transportar pilotos de Austral en la cabina de pasajeros. Estos pagaron las consecuencias. La pelea entre los pilotos de Aerolíneas y los de Austral, posiblemente el principal obstáculo para que las distintas gestiones –Iberia, SEPI, American Airlines, Marsans, el Estado– hayan fracasado en su intención de fusionar ambas empresas se remonta al momento de la privatización de Austral, a fines de los ’80.(Ver nota completa)