DURA ACUSACIÓN DE JEFES Y SUPERVISORES A LA DIRECCIÓN DE AEROLÍNEAS

0
102
 

Los integrantes de la Unión de Personal Superior (UPSA) no suelen, por su propia naturaleza, realizar medidas de fuerza, salvo que lo hagan apoyando a otros gremios con mayor poder de movilización. Esta semana su secretario general, Rubén Fernández, recurrió a una dura nota dirigida a Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas y Austral, advirtiendo que el gremio no coincide con varios aspectos de la gestión empresaria ni con expresiones y declaraciones realizadas por el funcionario tanto a través de los medios como durante la presentación de la nueva imagen. Para el personal superior «existen serios problemas de gestión, producto en la mayoría de los casos de un aluvión de designaciones en los altos niveles de conducción, de personas que adolecen del conocimiento necesario de nuestra actividad, quienes desplazaron a empleados de probada trayectoria o las subordinaron a una instancia superior creada al efecto, para poder insertarlas en la organización con el consecuente incremento innecesario del gasto estructural». Es posible, sin saberlo, que la nota haya sido el primer acto de obediencia a lo que pidió la Presidenta cuando anunció este lunes la creación del Ministerio de Turismo: «Sáquenle la lengua a Recalde, cuélguenle cartelitos, pero no tomen medidas que perjudiquen a los usuarios y al Estado». Los jefes fueron obedientes, y optaron por una extensa nota llena de reproches y acusaciones. (Ver nota completa)