¿DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE CONECTIVIDAD?

0
276

¿DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE CONECTIVIDAD?

La conectividad o la falta de ella suele ser el argumento más frecuentemente utilizado para justificar la necesidad de asistir permanentemente con fondos públicos los servicios de Aerolíneas y Austral. No es cuestión de negar tampoco la necesidad de ofrecer un servicio aéreo a la mayor cantidad de ciudades y regiones posibles. Es difícil encontrar alguien que cuestione la existencia de LADE, por ejemplo. Sin embargo es importante conocer cuántos y cuáles son esos destinos «no rentables» y determinar si no hay otra forma más económica de cumplir con esa «responsabilidad social» ¿A dónde vuela Aerolíneas? Sobre datos disponibles de la propia empresa, el 56% de su oferta medida en asientos kilómetros son vuelos al exterior. Cinco destinos de larga distancia –Madrid, Barcelona, Roma, Miami y Sydney/Auckland– y 12 en Sudamérica. Todos destinos elegidos por la compañía, donde hay abundante oferta de otras aerolíneas y donde las tarifas son libres y en dólares. Aerolíneas, según un trabajo de Airbus, sólo absorbe algo menos del 10% del tráfico internacional que entra y sale de la Argentina. ¿Qué pasa con las rutas domésticas, allí donde se supone se justificarían los subsidios? Aerolíneas Argentinas y Austral vuelan a 32 destinos en todo el país. En 19 de ellos no están solos, sino que compiten con empresas privadas. Se supone, de acuerdo a la óptica de Aerolíneas de que estos son destinos rentables, de allí el interés de los privados por operar esas rutas. En este segmento, además, Aerolíneas con 495 vuelos semanales duplica la oferta de todas las líneas privadas que allí operan. Quedarían entonces 13 destinos a los que nadie quiere volar, por lo que se desprende que esas son las famosas rutas no rentables. (Ver nota completa)