PILOTOS DE AEROLÍNEAS CUESTIONAN VUELOS A SUDÁFRICA PERO YA NO AMENAZAN CON NO VOLAR

0
130

PILOTOS DE AEROLÍNEAS CUESTIONAN VUELOS A SUDÁFRICA PERO YA NO AMENAZAN CON NO VOLAR

Dos semanas atrás, los pilotos de Aerolíneas enrolados en APLA amenazaban con no hacer los charters dispuestos por la empresa a Sudáfrica con motivo del Mundial de Fútbol. Ahora parecen contentarse con sacar comunicados de prensa criticando básicamente a la gerencia Comercial, responsabilizando directamente a Juan Pablo Lafosse -como si éste actuara en forma autónoma- por los resultados de la operación. Los pilotos aseguran que la compañía perderá entre US$ 20 y 25 millones. Desde la empresa responden que ya tienen 2 millones de ganancias y que esta podrá aumentar en la medida en que Argentina llegue a instancias superiores en la Copa. Es cierto que de una operación ciento por ciento chárter se pasó a una compartida entre la aerolínea y los operadores incorporando riesgos para la compañía, y que la misma, que comprende 19 vuelos con B-747/400, no está siendo todo lo exitosa que prometía. Pero también hay que tener en cuenta en este contexto de fricciones entre el gremio y la empresa que los pilotos venían insistiendo en la necesidad de sumar nuevos tripulantes, que se discuten paritarias, que aún no está clara la Orgánica con la designación de Guillermo Ballesteros como responsable de área operativa y que la pulseada entre el líder de los pilotos y el presidente de Aerolíneas está en su punto más alto. Según los tripulantes la comercialización de estos vuelos «sólo traerá una enorme e irreparable pérdida económica para Aerolíneas Argentinas». «Resulta inadmisible que entre junio y julio se cancelen vuelos regulares para poder hacer los parcharter con el perjuicio que ello implica para los usuarios, como también mantener una programación no regular con prácticamente el 75% de los vuelos vacíos, todos a cargo económico de nuestra empresa» «La Operación Johannesburgo -agregan- es absolutamente caprichosa y perjudicial para nuestra compañía». Los pilotos responsabilizaron en el documento directamente al gerente comercial de la compañía, Juan Pablo Lafosse, en tanto deslindaron responsabilidades sobre «la realización (o no) de los vuelos a Sudáfrica». Para poder cumplir con esta programación cuestionada los vuelos a Madrid se harán con A340, aviones de menor capacidad. La empresa respondió que tiene cifras de ocupación muy altas, en especial para los siete primeros vuelos a sudáfrica, donde hablan de un 95% de asientos vendidos.