EL GOBIERNO SE INVOLUCRA EN LA PELEA GREMIAL DE LA AAA PESE A EVIDENCIAS DE FRAUDE

0
132
 

El Gobierno argentino, a través del Ministerio de Trabajo, no sólo desoyó la orden judicial de poner en funciones a los integrantes de la lista Celeste, que hace dos años habían ganado las elecciones en el Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), sino que decidió intervenir el gremio y llamar nuevamente a elecciones. En la empresa temen que el conflicto desemboque en medidas de fuerza que afecten la operación de la compañía. El reclamo judicial de la lista Celeste por fraude en las elecciones del 2006 -irregularidades comprobadas por la justicia-, llevó a la titular del Juzgado del Trabajo Nª 54, a reclamar al Ministerio que instale a los integrantes de esta lista en su lugar, utilizando si fuera necesario la fuerza pública. En el ínterin, y pese a la decisión de la justicia y del propio Ministerio para que no se efectuaran, la conducción que lidera Ricardo Frecia, y que responde a la actual embajadora argentina en Venezuela, Alicia Castro, llamó a elecciones sin la participación de la lista Celeste, ya que de lo contrario habrían convalidado la elección anterior. Después de demorarse -¿desobedecer?? la orden de la jueza, ahora el ministro Carlos Tomada interviene el sindicato proponiendo llamar a nuevas elecciones, una forma de frenar el ingreso de los integrantes de la lista Celeste. La decisión de Tomada es vista como un claro apoyo a Alicia Castro, cercana al titular de la CGT, Hugo Moyano. La cuestionada conducción que encabeza Frecia -sospechada además por la compra de medicamentos ?truchos?, causa que llevó estos días a la cárcel a algunos dirigentes gremiales- cuenta con el asesoramiento del diputado oficialista Héctor Recalde, padre del presidente de Aerolíneas, quien no se mostró demasiado enérgico la semana pasada cuando algunos gremios provocaron demoras en los vuelos de la empresa en apoyo a las cuestionadas autoridades de la AAA. No hubo, en este caso, sanciones a quienes afectaron los vuelos como había amenazado hace un tiempo. Alicia Castro tiene otra particularidad en su carrera: fue la única gremialista que apoyó contra viento y marea la gestión de Marsans en Aerolíneas durante la presidencia de Antonio Mata.