CHAU SILVER SKY, CHAU

0
60
 

El B737-200 parado en el aeropuerto de Mendoza -el único, ya que el segundo ni siquiera alcanzó a llegar al país- es el símbolo del fracaso de un empresario mendocino (campos y estaciones de servicio) por tener una línea aérea. Como LAFSA, Silver Sky, aunque tuvo aviones, nunca logró volar. Durante estos años, Ricardo Lasmartres, capacitó gente -incluidos pilotos-, alquiló locales y señalizó mostradores en los aeropuertos de Mendoza y Córdoba. Cada vez que Aviación News lo consultaba, siempre faltaba un simple papel o la última autorización. Hoy Lasmartres reconoce que el sueño de tener una aerolínea mendocina quedó atrás, mientras responsabiliza a la burocracia y a un mercado cambiante y regulado por la frustración. También, sin dar demasiados detalles, al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. En el camino, asegura, quedaron 4 millones de dólares. “Ya no es un negocio rentable, no nos dan los números”, le dijo al diario Los Andes. “Podríamos volar rutas que nadie hace en esta época, como Mar del Plata o Punta del Este, pero la realidad es que ni siquiera hay un mercado que nos asegure 120 pasajeros para un chárter. Ni hablar de los vuelos regulares, con las actuales tarifas que el Estado regula. Con $500 el pasaje a Buenos Aires sólo le sirve a Aerolíneas, que está subsidiada. Nosotros estamos en rojo, no pagamos ni el combustible”.