RECALDE ANTICIPÓ SU PLAN DE TRANSICIÓN RECALDE ANTICIPÓ SU PLAN DE TRANSICIÓN

0
120

Mientras por un lado convocan a especialistas para que trabajen en el armado de un plan de negocios de largo plazo -de 2010 a 2015-, por el otro, y para hacer frente a las críticas que llueven inclusive desde adentro del propio gobierno, la dirección de Aerolíneas propondría un plan de coyuntura o transición. La lógica parecería ser: «si no puedo bajar el déficit por lo menos justifiquemos su rol de empresa de fomento reforzando el concepto de servicio público». Para el presidente de la empresa, Mariano Recalde, las críticas de la oposición y el establishment de los últimos días por el déficit de la compañía serían excusas para hacer planteos ideológicos en detrimento de la gestión pública. La idea de Recalde sería básicamente reducir los asientos vacíos trasladando sin cargo a jubilados que nunca volaron o competir con los ómnibus de larga distancia captando el turismo gremial que utiliza ese medio de transporte y hoteles sindicales. También incluiría trabajar con promociones y ofertas a través de Internet al mejor estilo low cost, aunque la empresa diste mucho de serlo. Por el lado de los costos, propone renegociar con los proveedores de catering, devolver aviones alquilados que no utiliza -habrá que ponerlos en condiciones- y vender otros propios -como chatarra- que están desguasados. También habló de incorporar sistemas de entretenimiento en todos los asientos para poder competir, aunque nada se dijo del costo que implica reconfigurar el interior completo de un avión. Posiblemente lo más criterioso de su anuncio haya sido la intención de volver a formar parte del clearing house de IATA -posibilidad de intercambiar pasajeros con otras líneas aéreas-, gestión que no logró concretar el Grupo Marsans y que requiere un perdón por parte de las aerolíneas que se vieron perjudicadas cuando la convocatoria de acreedores de Aerolíneas, además de saldar una diferencia económica pendiente.