LA HUELGA DE PLUNA DEJÓ TELA PARA CORTAR

0
108

El paro del sindicato de trabajadores de la aerolínea uruguaya que afectó a unos 35 vuelos dejó los ánimos muy caldeados. La medida, coincidente con el fin de semana largo en Argentina, obligó a cancelar vuelos a San Pablo, Córdoba y Buenos Aires previstos para el domingo y todos los vuelos del lunes generando pérdidas por 250 mil dólares. El dirigente sindical, Fernando Alberti, declaró que la medida se adoptó en reclamo del cumplimiento del convenio colectivo, que indicaba que a partir de marzo de 2009 se enviaría al seguro de desempleo rotativo a 14 tripulantes de cabina. La primera respuesta por parte de la dirigencia de la compañía fue descalificar la medida: «Ante la irresponsable medida de paro de 29 horas anunciada por el sindicato de Pluna, la empresa se ve en la obligación de cancelar o posponer sus vuelos. La empresa expresa sus disculpas a todos los afectados y confía en que el sentido de responsabilidad de la enorme mayoría de su personal hará que esta situación sea la excepción que confirma la regla del cumplimiento y la satisfacción de sus clientes», afirmaba el comunicado oficial. Por su parte Alberti no habría recibido el apoyo que esperaba de parte de sus afiliados, lo que estaría motivando ciertos «reclamos internos» por parte de otras facciones gremiales. El paro no fue acatado por un alto porcentaje de los trabajadores de Pluna, hecho que posibilitó que la aerolínea pudiera coordinar cuatro vuelos entre la noche del domingo y el lunes. El sindicato del gremio de pilotos (Acipla) fue uno de los primeros en anunciar que no se plegaría al paro porque tiene otro convenio colectivo que sí se está respetando y, por tanto, estuvieron a disposición de la empresa mientras duró la medida. Sin embargo, voceros de la actual gestión del sindicato no descartaron más paros si desde la empresa no se dan señales para destrabar el conflicto. «Si la empresa toma represalias seguramente se pueda agudizar el conflicto», declaró Alberti.