CRUCE DE ACUSACIONES ENTRE APTA Y APLA

0
119

Y otra vez un tema de seguridad -o la falta de ella- aparece en una disputa gremial en Aerolíneas. Un clásico que asoma cuando hay conflictos y desparece por arte de magia cuando la pelea termina. Un tema, sin duda, que debería inquietarle al gerente general Mariano Recalde: los temas de seguridad ahuyentan más pasajeros que la impuntualidad que tanto le preocupa. La semana pasada, bajo el título «Aerolíneas Argentinas: gremios alertas», Aviación News adelantaba que podían producirse problemas de orden gremial estos días en la empresa. No paso mucho tiempo hasta que Ricardo Cirielli, a cargo de la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), salió denunciando actos de sabotaje en Aerolíneas. Acusaban a los pilotos enrolados en APLA a raíz de una serie de retrasos durante el fin de semana largo del 1 al 3 de mayo. El problema fueron 16 demoras de vuelos y 30 cancelaciones que involucraron a 17 aviones en 18 escalas de cabotaje y regionales, que según los pilotos se habrían producido por mal mantenimiento, «que seriamente afecta la seguridad en vuelo de Aerolíneas Argentinas» dijo en su momento Jorge Pérez Tamayo. Cirielli, en su comunicado, sostiene que «una investigación técnica demostró que sólo 4 fallas, o sea el 8% de las registradas, fueron verdaderas, en tanto que las restantes fueron fraguadas por los pilotos, perjudicando gravemente a la empresa y sus pasajeros, en un claro accionar de sabotaje del cual no puede ser ajeno el presidente de APLA.». Para ello adjuntaba un informe presentado el 12 de junio, firmado por Federico Barrientos, gerente de Mantenimiento de la empresa. (Ver nota completa).