EL ACUERDO CON MARSANS Y AIRBUS AVANZA. PERO EL APORTE DE ESPAÑA NO ES COMO SE DECÍA

0
144

Si bien en algún momento se mencionó el tema y se planteó como uno de los problemas por los cuales no terminaba de cerrarse el acuerdo entre el Gobierno argentino, Marsans y Airbus por los aviones para Aerolíneas, todos los medios preferían hablar de un préstamo de 250 millones de euros. La realidad ahora parece ser otra. La Argentina había recibido en el 2001, en plena crisis, un préstamo del gobierno español por U$S 1.000 millones. El país sudamericano venía cancelando el mismo, luego de una negociación del gobierno de Néstor Kirchner, a razón de entre 36 y 42 millones de dólares trimestrales (capital más intereses). El 29 de mayo el Consejo de Ministro dio instrucciones al Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que modificara las condiciones de la línea de créditos concedida a la argentina. Se habló de extender el crédito pero no de plazos ni de forma de pago. La propuesta del Gobierno español, ahora se conoce, consiste en posponer el pago de cuatro cuotas – pasarían al final del crédito – para permitir al Gobierno argentino disponer de unos U$S 142 millones (se pospone solo el capital, no los intereses) con lo que debería hacer frente al adelanto para quedarse con unos 12 a 15 aviones del lote ordenado por Marsans a Airbus en el 2007. El monto casi coincide con los U$S 150 millones (108 millones de euros) que adelantó el grupo español al fabricante europeo. Pero además la autoridades argentinas deberán disponer de otros U$S 100 millones en la mano. Esto obviamente no era lo que esperaba el gobierno argentino, que pretendía un monto mayor y dinero fresco, lo que llevó a que la operación no se cerrara antes de las elecciones. Todo – y todos, salvo Aerolíneas – estaría listo para la firma del acuerdo. Un tema pendiente es que pasará con la financiación restante ya que según estiman medios españoles la operación por la docena o quincena de aviones demandará unos U$S 1.400 millones. Según fuentes cercanas a la negociación, Airbus aceptaría las garantías del Banco de la Nación Argentina. La otra incógnita es saber si la salida del gran motor de la estatización de Aerolíneas y del reequipamiento, Ricardo Jaime, podría demorar la operación. También si cuando su sucesor, Juan Pablo Schiavi, habla en Clarín de revisar 3 ó 4 contratos recientes de Aerolíneas se refiere también a este. Hay quienes suponen que no, que el reequipamiento de Aerolíneas será ahora un tema exclusivo de Julio De Vido.