AEROLÍNEAS ARGENTINAS: ENTRE LA CALMA Y LA LUCHA INTERNA

0
152

Después de la aprobación de la ley que habilita por parte del Poder Ejecutivo la expropiación de Aerolíneas Argentinas y sus empresas subsidiarias y su correspondiente publicación el 22 de diciembre en el Boletín Oficial, poco es lo que se ha avanzado en este sentido. El silencio, que contrasta con la entrada intempestiva y avasallante de Ricardo Jaime en las oficinas de Aerolíneas cuando supuestamente se había designado un veedor judicial, lleva a suponer que no son tan infundadas las versiones que hablan de una posible negociación -por la compra o alquiler de aviones o por un porcentaje de las acciones que luego venderían a un tercero- con el Grupo Marsans. Claro que en España todo está cerrado hasta después de Reyes. Mientras tanto, cumplido el objetivo de reestatizar la compañía, la pelea es ahora interna. Algunos gremios, los históricos como APA, AAA y UPSA, a los que también podría unirse APTA, buscan ahora reivindicaciones postergadas y un mecanismo que les permita frenar los embates de APLA. Cerca de la compañía no descartan que pueda haber medidas de fuerza en enero. Jorge Pérez Tamayo, titular del gremio de los pilotos y fiel aliado de Jaime, tendría algunas diferencias con Julio Alak, a quien consideran un tanto «blando» en el manejo de la compañía. Pero Alak, que debe moverse políticamente entre Jaime y Julio De Vido, mantiene la bendición de la Presidenta que no lo abandona. Los técnicos, con Ricardo Cirielli por un lado, tienen su propia pelea para ver quien dirige el gremio. Su principal adversario es Juan Pappalardo, quien le cuidó el sillón mientras ocupaba la Subsecretaría de Transporte Aerocomercial. Este martes Cirielli marchó al frente del gremio hasta el Ministerio de Trabajo para reclamar que se expulse a los «golpistas, corruptos y represores», obviamente en referencia a Pappalardo y su gente. También reclama el ex funcionario y ex aliado de Hugo Moyano, ahora cercano a Luis Barrionuevo, que ambas compañías «sean conducidas con la debida excelencia, transparencia, libertad y democracia -laboral y sindical- que insoslayablemente necesitan, para lograr su recuperación, consolidación y crecimiento». Su cercanía con la otra CGT no lo ayuda en Trabajo. Y por supuesto está la eterna disputa entre los pilotos de Austral y los de Aerolíneas. A tal punto que un avión de la primera que realiza un chequeo «C» en Costa Rica podría entrar rápidamente en servicio si dispusiera transitoriamente de un motor que Aerolíneas tiene disponible, pero APLA se opone. Mientras tanto Austral comienza a operar el MD -aún con los colores de Aeroméxico de fondo- que reemplaza los MD 88 que lentamente comenzaron a migrar hacia Aerolíneas.