TANTO APURO, TANTO APURO Y AHORA…

0
143

Como era previsible, el Senado con los votos kichneristas y a contramano de la oposición, sancionó el miércoles de la semana pasada la ley que autoriza al Poder Ejecutivo a expropiar el paquete accionario de Aerolíneas Argentinas y Austral. Habían pasado 18 años desde que un gobierno también justicialista la había privatizado. Hasta el miércoles -incluso un día antes de lo previsto- todo era urgencia. Pero a partir de allí nada, llamativamente, ha cambiado. Los funcionarios vinculados al Grupo Marsans aún siguen en sus oficinas de la torre Bouchard. Está claro que algo está demorando la estocada final. Funcionarios del gobierno argentino, en el mayor de los secretos, viajaron a España a entrevistarse con directivos del Grupo Marsans. Los españoles hace más de 15 días que no pisan la Argentina, aunque eso no quita que desde allí Vicente Muñoz hiciera declaraciones muy fuertes contra el gobierno a quien acusa de haber «hostigado en complicidad con los gremios» el funcionamiento de la empresa. «La confiscación -así la define- es arbitraria e ilegítima porque contradice lo acordado entre Interinvest y el Estado». También advirtió que las consecuencias -léase demanda ante el CIADI- las terminará pagando el pueblo argentino. ¿Qué hacen los emisarios en España? Para algunos, están negociando una participación para el Grupo Marsans, que este podría vender luego a un tercero. Otra alternativa, adelantada por Aviación News, estaría vinculada con una posible operación con aviones. No sería un alquiler, como se dijo en su momento, sino la venta de algunos equipos adquiridos por Marsans a muy buen precio a Airbus. El Grupo, por ejemplo, tiene previsto recibir seis A330 entre el 2009 y el 2011. Marsans se los estaría ofreciendo al gobierno argentino a un costo entre un 20 y un 25% inferior al precio de lista del fabricante. Claro que los precios de «catálogo», como lo llaman los fabricantes, es para empezar a conversar. También está la preocupación, advertida por algunos juristas, de que aviones de Aerolíneas una vez que ésta sea formalmente estatal puedan ser embargados en cualquier aeropuerto internacional. El juez neoyorquino Thomas Griesa ya trabó el congelamiento de fondos y embargó depósitos de las AFJP en los Estados Unidos para satisfacer la demanda promovida por los bonistas que quedaron afuera del canje. Recuperar un avión retenido en estas condiciones podría demorar un tiempo.