AEROLÍNEAS ARGENTINAS III: MARSANS CONTRAATACA

0
148

Para Vicente Muñoz, director corporativo del Grupo Marsans, el gobierno avanza más que a una expropiación a una confiscación. Y amenazó desde Madrid con recurrir a cortes internacionales y a la Justicia argentina, mientras provoca a los funcionarios argentinos acusándolos de no respetar lo que firman y de tener miedo de ir a un tercer tasador como figura en el Acta Acuerdo. La diferencia entre expropiación y confiscación radica, para los españoles, en que en el primer caso la toma del bien se realiza por razones de utilidad pública y se paga una indemnización razonable. No cero. El jueves último, Marsans había enviado una carta a la presidenta Cristina Fernández comunicándole que si en el plazo de una semana no procuraba una «solución amistosa» en torno a la controversia por Aerolíneas, el grupo demandará al Estado argentino ante el Centro Internacional de Arbitraje de Disputas de Inversiones (CIADI), tribunal dependiente del Banco Mundial. La carta acusa al gobierno «de haber desgastado a Aerolíneas y a Austral mediante retrasos tarifarios y estímulo de huelgas gremiales hasta hacer caer el valor de los activos, de haber favorecido a la competencia y de violar tratados internacionales». La carta es una etapa en el camino hacia el CIADI. Luego habrá una mediación y entonces sí, la demanda quedará formalizada ante este tribunal internacional donde la Argentina es un viejo conocido.