AEROLÍNEAS ARGENTINAS I: UN VEEDOR POR AQUÍ

0
159

Cumpliendo el rol supuestamente reservado para un simple oficial de justicia, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, se presentó exultante el último viernes en las oficinas de Aerolíneas Argentinas con un papel en sus manos: se trataba de la designación de un veedor judicial -que el secretario primero intentó presentar ante la prensa como una intervención- que busca asegurar la continuidad de Julio Alak al frente de la gerencia general de la compañía, cuya libertad de movimientos se había visto amenazada por la decisión del Directorio de designar a Jorge Molina como subgerente general. Como se recuerda, el ex intendente de La Plata había sido designado en ese cargo en julio cuando se firmó el Acta Acuerdo que acordaba los pasos a seguir para la transferencia del paquete accionario de Aerolíneas y del resto de las empresas del grupo. Acuerdo firmado de urgencia por Julio De Vido, ministro de Planificación, y Ricardo Jaime, la mañana siguiente del voto «no positivo» de Julio Cobos, al cual se aferran ahora con uñas y dientes los directivos del Grupo Marsans mientras el Poder Ejecutivo y el Congreso tratan de ignorarlo.
La designación de José Luis Perrone, contador público y perito judicial, como veedor, no sonó muy prolijo teniendo en cuenta que, mal que le pese al gobierno, Aerolíneas y Austral siguen siendo empresas privadas. La medida cautelar, dictada por el juez federal subrogante Esteban Carlos Furnari, se dispuso a raíz de un juicio en el que el Estado le solicita a la Justicia que se le compute el dinero aportado desde julio hasta la fecha -U$S 240 millones- como capitalización. Sobre el juez, que respondió con una rapidez poco habitual en la Justicia argentina, pesa el antecedente de haber accedido al cargo a través de un proceso no muy transparente y con la ayuda de la mayoría kirchnerista en el Consejo de la Magistratura. El camino elegido por Transporte no sería otra cosa que una estrategia para ganar tiempo -y no perder el manejo de la empresa- mientras llega la expropiación que recién podría concretarse hacia fin de año. La misma expropiación que hace un mes la Presidenta de los argentinos le aseguró a su colega español que no se produciría. ¿Estamos frente a una expropiación concertada? Frente a las huellas que los funcionarios se ocupan de dejar en la escena del crimen, es difícil no adherir a esta teoría que muchos políticos abrazan y que Aviación News expuso cuatro semanas atrás. Es la única salida que muchos le ven a la disputa, aunque no necesariamente la más barata para los argentinos. (Ver nota completa)