CONVOCAN A ASAMBLEA EXTRAORDINARIA PARA TRATAR LA ABSORCIÓN DE AUSTRAL. SEPTIEMBRE ES EL OBJETIVO. ¿SERÁ?

0
1761

Ambas empresas convocaron a sus respectivos accionistas a sendas Asamblea Extraordinaria para el 6 de julio para considerar la propuesta de fusión por absorción de Austral Líneas Aéreas Cielos del Sur S.A. por parte de Aerolíneas Argentinas S.A. Según confirman quienes siguen el proceso de cerca, el objetivo que se habría impuesto Pablo Ceriani, CEO de Aerolíneas, es concretar la absorción en septiembre. Se trata más de un propósito político y de gestión que económico, ya que, como se ha demostrado, el ahorro que se generaría es mínimo o nulo (según los responsables, 815 millones de pesos por año, o sea unos 11 millones de dólares). El apuro choca con un obstáculo como es la obligación de tasar ambas sociedades a través del Tribunal de Tasación de la Nación (quien las tasó para la expropiación al grupo Marsans y es el tasador oficial del Estado), algo que Ceriani no quiere hacer, ignorando a la PPP de Austral y a la Inspección General de Justicia. En definitiva, no quiere que le digan cuánto valen las empresas. ¿Por qué? Pero además hoy existe otro problema que impediría la fusión que, según la IGJ, es cuando “dos o más sociedades se disuelven sin liquidarse, para constituir una nueva, o cuando una existente incorpora a una u otras, que sin liquidarse son disueltas”. Una de las condiciones es que las empresas pueden tener patrimonio neto negativo, pero nunca la empresa resultante. No es este el caso, obviamente, ni de Austral y mucho menos de Aerolíneas Argentinas.

Quien también va a estar en problemas, por conflicto de intereses, es Rubén Fernandez de UPSA que es Presidente del Comité Ejecutivo de la PPP de Aerolíneas, y al mismo tiempo representante del personal superior de Austral como gremialista. ¿Puede opinar en contra de sus representados? Quienes no comparten la idea de fusión, pero mucho menos el apuro y el camino que eligió la empresa, son las autoridades de la PPP de Austral que se quejan de que en la última reunión de Directorio los directores recibieron con solo cinco días de antelación generalidades para la fusión: 4 documentos, 3 memos y un dictamen legal del estudio jurídico Marval & O’farrell. Ante la escueta información, y la falta de un análisis serio y profundo, el Director de la PPP presentó una nota cuestionando la misma y requiriendo se informe si existe el proyecto de fusión, atento haberse enterado primero por los medios de difusión, todos los antecedentes del proyecto; se informe quien encabezó las tratativas y por instrucción de qué funcionario o persona, qué tratativas, cuándo y cuál fue el material en el que se sustentó y apoyó la sociedad. También se solicitó que se aporten todos los estudios que hubieran elaborado las gerencias a fin de evaluar la conveniencia para la sociedad de impulsar el proceso de fusión, detallen todas las contingencias y perjuicios evaluados como así también los beneficios que supondría la fusión y sobre esto, que se detallen los procedimientos, cálculos y métodos, atento, a que en el memo pusieron de ejemplo que la supresión de gerencias produciría un ahorro por baja de personal, que esas personas serán afectadas a otra área, sin cuantificar  costo alguno. En realidad no se entiende qué se ahorraría sino es la baja de masa salarial.

Además de reclamar una serie de respuestas, como por ejemplo: ¿Qué se advirtió ahora, que no estaba presente en las últimas décadas -cuando se descartaba la fusión- para impulsarla? ¿Por qué hace falta una fusión extensa, costosa, generadora presumiblemente de contingencias y perjuicios incuantificables en parte y millonarios, para lograr una sinergia? ¿Se estudiaron alternativas? ¿Hay informes? Si no hay reducción de personal, ¿dónde está el ahorro que mencionan en el memo? ¿La pérdida del Certificado de Explotador de Servicios Aerocomerciales (CESA) no supondría una pérdida de slots en los aeropuertos? Se supone que el 6 de julio deberían estar respondidas estas y muchas otras preguntas como para evaluar en detalle las ventajas que podría acarrear una consolidación operacional, como han hecho otras compañías en el mundo. También deberán explicar cuál es el beneficio de descartar una marca que lleva 63 años en el mercado.