LA CRISIS DEL B737 MAX NO PASÓ DESAPERCIBIDA EN GINEBRA

0
440
Ginebra, #IATAMediaDay: La charla sobre seguridad aérea que todos los años lleva adelante el vicepresidente de Seguridad y Operaciones Aéreas de la IATA, Gilberto López Meyer, tuvo, por supuesto, un tema sobresaliente: la crisis del MAX. El ejecutivo se mostró muy enfático al ratificar la decisión de la IATA respecto a que la certificación para que el avión B737 Max vuelva a volar, debe ser “no solamente del regulador estadounidense, la FAA, sino de todos los organismos reguladores mundiales donde vuela esta aeronave”. Boeing preveía que la FAA levantara el veto a mediados de diciembre y completara su revisión de los requisitos para la capacitación de los pilotos hasta enero, pero esto no ocurrió y ahora el plazo parece haberse estirado hasta marzo. «Desde IATA llevamos a cabo dos encuentros para facilitar discusiones con los operadores alrededor del retorno al servicio y temas relacionados como las diferencias entre el 737 MAX actual y el que tendremos en el futuro tras la certificación correspondiente», indicó López Meyer. «Los puntos clave de cada cumbre fueron los mismos: Primero, la confianza del público y de los empleados en el B737 MAX es crítico para su exitoso retorno al servicio, Segundo el reconocimiento mutuo de la certificación de aeronaves, no solo para el B737 MAX, sino para todos los futuros aviones». El ejecutivo anticipó que «IATA continuará apoyando a las aerolíneas abogando por alineación y coordinación de la validación de cada Estado, atendiendo a los requisitos a nivel mundial y defendiendo el proceso de certificación de reconocimiento mutuo para un largo tiempo». Finalmente el directivo reflexionó en cuanto a que «los accidentes aéreos son extremadamente raros y ciertamente dos accidentes que involucran el mismo tipo de aeronave dentro de unos pocos meses de diferencia son aún más raros. Por eso el público viajero necesita confianza en la integridad del avión y así, si un Estado lo restaura al servicio, no debería haber ninguna sugerencia de otros Estados que manifiesten no estar de acuerdo con esa acción».